miércoles, 20 de mayo de 2015

IDA VITALE

Mientras ayer me ocupaba de redactar la entrada sobre Blanca Varela, recibí la noticia de que a Ida Vitale le habían concedido el Reina Sofia. Inmediatamente pensé en el paralelismo del caso: grandes poetas, grandes desconocidas en territorio peninsular. 

Si busco en toda la red de bibliotecas públicas de Euskadi algún poemario de Ida Vitale, solamente encuentro un libro en la biblioteca de Arrasate (Mondragón): Mella y criba. Si acudo a una gran librería estatal tan solo puedo adquirir dos títulos: Trema o Reducción del infinito

Sin embargo, Vitale ha publicado veinte títulos poéticos —dejo aparte el ensayo—, la mayoría, claro en Uruguay o en México. Títulos a los que desde aquí no podemos acceder si no es a través de distribuidoras globales o acudiendo directamente a la editorial original mediante internet.

Ya sé que la poesía es absolutamente minoritaria y que no compensa económicamente la edición, pero me resulta incomprensible que sea más fácil conseguir poesía anglosajona —que hay que traducir—, que poesía procedente de Latinoámerica —que sólo hay que distribuirla—. 

Cerraré este lamento, que no quiere ser agorero, con un poema de la autora en la voz de la actriz Eliana Sánchez




MARIPOSA

En el aire estaba
impreciso, tenue, el poema.
Imprecisa también
llegó la mariposa nocturna,
ni hermosa ni agorera,
a perderse entre biombos de papeles.
La deshilada, débil cinta de palabras
se disipó con ella.
¿Volverán ambas?
Quizás, en un momento de la noche,
cuando ya no quiera escribir
algo más agorero acaso
que esa escondida mariposa
que evita la luz,
                                 como las Dichas.

***

aquí tenéis la lectura de poemas que hizo la autora en el Festival de Poesía de Madrid, PoeMad 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.