sábado, 16 de mayo de 2015

CHARLOTTE, de David Foenkinos

David Foenkinos apuesta por el versículo, por la frase corta y directa. Sin adornos, sin nada que distraiga el tema. Todo proteína.

Es una noche muy fía de noviembre.
Cuando todos duermen, Charlotte se levanta.
Coge unos cuantos efectos personales, como para un viaje.
La ciudad parece en pausa, cuajada en un invierno precoz.
La muchacha acaba de cumplir dieciocho años.
Se encamina deprisa a su destino.
Un puente.
Un puente que adora.
El lugar secreto de su negrura.
Hace mucho que sabe que será su último puente.
En la noche negra, sin testigos, salta.
Sin la mínima vacilación.

Es una apuesta por la intensidad. Es un acierto. La historia real de Charlotte Salomon es suficientemente intensa. Contada así, aún más. Éste es, a mi parecer, el mayor acierto del libro. Aquí la tenéis narrada por Gonzalo Ugidos en tres minutos:

Más discutible puede ser la introducción del autor en el relato. Lo hace en pocas ocasiones y con la intención de dar mayor verismo al mismo. A mí me sobran esas apariciones. La vida de Ch. Salomon es suficientemente conocida e intensa como para no necesitar ningún añadido en forma de investigación periodística. 

En cualquier caso, la novela se lee en una tarde, sin levantar la mirada del libro. Es una de esas historias en las que nos interesamos rápidamente y de las que salimos heridos de literatura, enfermos de dolor. Desde Intemperie, no me había sentido tan a gusto leyendo una novela.

Nada más teclear el nombre del autor, me ha aparecido Página 2. Según he comprobado, una semana antes de que leyera el libro, habían entrevistado a Foekinos. Podéis verla aquí.

2 comentarios:

  1. Hola Jesús! yo también he leído Charlotte,el presentador de Página 2 suele hablar de libros
    los sabados por la mañana en la radio y recomendó este libro,con mucha insistencia,lo compré y me ha gustado mucho .

    Un abrazo.Manoli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos, por lo menos, tres personas a las que nos ha gustado el libro.

      Un abrazo.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.