viernes, 3 de abril de 2015

EL LIBRO DE LOS ABRAZOS, Eduardo Galeano

Este es uno de esos libros que se puede leer como un libro de poesía: a sorbitos cortos y dejando que el texto impregne de sabor todos los afectos.

Es un libro construido con abrazos, con muchos abrazos, pequeñas reflexiones, fotografías instantáneas, denuncias, sugerencias de la más fresca pluma de Galeano.

El libro se publicó por primera vez en España en 1989. Desde entonces se han hecho 33 reimpresiones. Tiene ya mucha vida vivida.

El libro de los abrazos es un hermoso libro para leer, releer, regalar y llevarlo encima, abrirlo por donde se tercie y recoger un chispazo de inteligencia y humanidad.

Os dejo un par de abrazos recogidos al azar:

La pequeña muerte

No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: en lo más hondo, en lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces de dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele. Pequeña muerte, llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace.


Dicen las paredes/3

En Montevideo, en el barrio Brazo Oriental:
Estamos aquí sentados, mirando cómo nos matan los sueños.
Y en la escollera, frente al puerto montevideano del Buceo:
Mojarra viejo: no se puede vivir con miedo toda la vida.
En letras rojas, a lo largo de toda una cuadra de la avenida Colón, en Quito:
¿Y si entre todos le damos una patada a esta gran burbuja gris?


Leedlo como queráis. O tal vez no queráis leerlo. Pero si lo hacéis, no lo hagáis en ebook. Os perderíais los dibujos y filigranas con que Galeano acompaña las palabras.


***

Prueba de humanidad: probad a leer el cuentecito Nochebuena sin conmoveros.

1 comentario:

  1. Cuentecito e Nochebuena.. ufff... pues sí que en pocas palabras dice mucho ...

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.