miércoles, 25 de febrero de 2015

POESÍA COMPLETA de Auster, poesía del silencio que no quiere permanecer callada.

FRAGMENTOS DEL FRÍO

Porque nos volvemos ciegos
en el día que expira con nosotros,
y porque hemos visto a nuestro aliento
nublar
el espejo del aire,
el ojo del aire que no ha de abrirse
a nada salvo a la palabra
a la que renunciamos: el invierno
habrá sido un lugar
de madurez.

Nosotros, convertidos en los muertos
de otra vida que la nuestra.

Fragmentos del frío, 1976-77.

Desconocía que Auster hubiera escrito poesía, como ignoraba que la misma ya hubiese sido publicada en castellano en 2012, pero esta edición barata, 8.95€, con la que tropecé hace unos días, me lo ha hecho saber.

Auster es conocido por sus novelas y sospecho que sin ellas no tendríamos la obra poética entre nosotros. No hablo de calidad, sino de publicidad. La poesía de Auster es anterior en el tiempo a su prosa, pero sale a la luz en 2004 —en EEUU—, cuando ya es un autor de prestigio.

Como muy bien nos cuenta Jordi Doce en el prólogo, Auster plantea los mismos temas en verso que luego aparecerán en su prosa —azar, identidad, desaparición del autor en el texto, problemas de conexión entre las palabras y las cosas— y se nos manifiesta dentro de esa corriente postsimbolita que forcejea con las palabras y que termina en la poética del silencio.

Lo que ocurre es que las palabras suelen ser necesarias cuando queremos decir algo; más aún, si tenemos la costumbre de ganarnos el sueldo escribiendo, y Auster se lo gana bastante bien. Tal vez por eso, cuando la crisis sobreviene, decide que lo mejor es seguir escribiendo..., pero narrativa, no poesía. 

Todo eso se puede vestir de revelación, de epifanía o de iluminación por medio de la danza. Nuevamente Jordi Doce recoge muy bien este episodio con una amplia cita de la entrevista del autor con McCaffery y Gregory. Lo cierto es que salvo Celan, que se suicidó, y no por motivos de escritura, todos han seguido escribiendo.

Posicionamientos culturales aparte, la poesía del neoyorquino tiene calidad y la traducción de Doce invita a que sea leída. En el lado negativo sólo apuntaría las Notas de un cuaderno de ejercicios (1967). Lo que ahí dice el bueno de Paul ya lo dijo Witggenstein en 1921, aunque menos literariamente,... y ya sabemos dónde ha quedado. Y es que a veces las poses se notan que son poses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.