miércoles, 21 de enero de 2015

LÍDERES IRRESPONSABLES Y RESPONSABILIDAD DE LOS LÍDERES

Se supone que los líderes, entre otras cosas, deben transmitir una visión más elevada a la población de la que ésta es capaz de percibir en situaciones de tensión emocional. Se supone que deben realizar un ejercicio de racionalidad y mostrar caminos de mesura y sensatez cuando rondan cerca las señales de la violencia y la respuesta visceral. Se supone que deben transmitir ideas que sean capaces de crear sosiego en la población a la que se dirigen, dotar de argumentos a quien se encuentra perdido en medio de sensaciones negativas.

Se supone, pero en éstas sale el Papa diciendo que si alguien suelta alguna mala palabra de su mamá, puede esperarse un puñetazo. Y lo subraya con un "¡Es normal!". Espero que no se enteren de esta argumentación de peso en los centros de enseñanza, donde llevan muchos años intentando educar en el respeto y la convivencia, como para que de repente el jefe espiritual de las creencias católicas ponga patas arriba tanto esforzado intento por pacificar las aulas con un mensaje tan poco espiritual.

Pero no es sólo en las filas del catolicismo donde la insensatez y el desvarío moral campa a sus anchas. Ramzán Kadírov, lider de Chechenia, ante una muchedumbre concentrada para protestar contra los que intentan ofender los sentimientos religiosos musulmanes, suelta, y se queda tan pancho, que los dibujantes asesinados dieron motivo para ser asesinados. El primer código de la humanidad, el código de Hammurabi, era más racional.

¿De qué están hablando estos líderes? ¿Qué escala de valores utilizan para proferir semejantes barbaridades? ¿Qué clases de moral elemental se saltaron en sus estudios primarios? ¿Entienden realmente que la venganza es el método para solucionar nuestras diferencias? ¿Ignoran la diferencia que existe entre la expresión de las ideas y la acción violenta? ¿A qué esperan para dimitir inmediatamente de sus cargos? 

***
A ver, queridos y desorientados líderes, repetid continuamente conmigo hasta que estéis realmente convencidos: Detesto lo que usted escribe, pero daría mi vida por que pudiera seguir escribiendo. No necesitamos dar argumentos a los descerebrados para que sigan cometiendo actos vandálicos, sino orientar a la población para que reconozca la incuestionable necesidad del respeto y el diálogo.

2 comentarios:

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.