sábado, 13 de diciembre de 2014

FUNDAMENTOS ANTROPOLÓGICOS DE LA SIMBOLOGÍA

 Somos animales profundamente simbólicos y, de hecho, no hay mayor sistema de símbolos que el lenguaje. Además de la creación de sistemas tan complejos como son la lengua hablada y escrita, a lo largo de nuestro recorrido como especie, hemos ido configurando una tupida red de símbolos que nos han ayudado a expresar el mundo, a expresarnos e incluso a entenderlo. La mayoría de ellos carecen hoy se significado, los hemos olvidado o permanecen ocultos en el inconsciente colectivo. Necesitamos, pues, herramientas que nos ayuden a interpretar qué es lo que vemos cuando miramos determinadas imágenes, qué significado tienen determinados relatos o qué hay detrás de determinado rito.

Fundamentos antropológicos de la simbología es, en ese sentido, una buena herramienta para conocer mejor aquellos significados a los que no alcanza el lenguaje. Es una ayuda para ver y entender mejor qué nos quieren comunicar determinadas obras, especialmente las que nos vienen de una pasado lejano. Pero yo me quedaría ahí, en la interpretación, en la exégesis. Pretender ver más allá es introducirse en el espacio resbaladizo de las creencias; en el terreno de las creencias, miedos y anhelos de las sociedades antiguas, que no disponían de más utensilios para el conocimiento de la realidad que los que la fantasía y la imaginación les dispensaba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.