sábado, 15 de noviembre de 2014

ANA MERINO, segunda y última aproximación

Cierro esta invitación a la lectura de la poesía de Ana Merino con un par de párrafos tomados de la poética que redactó para la antología Ellas tienen la palabra, Hiperión, 1997. 

Yo estoy aquí frente a mis poemas y el lector sólo reconoce lo que es capaz de interpretar. No es a mí a quien ve, sino que se ve a sí mismo y descubre en las mismas palabras de cada día un orden distinto que puede conmoverle.

Cada poema pertenece a sus lectores de un modo indefinido. Ninguna otra realidad parece querer descifrar el enigma de la lírica. No importa si ese lector es hombre o mujer, tampoco es necesario conocer la identidad del creador. Cuando alguien disfruta con la lectura se sumerge en el abismo misterioso de la imaginación, en ese espacio mágico entre los versos y su autor.


I´LL GO TO HELL1

Escapar por el río,
huir en una balsa,
acariciar el miedo,
coleccionar estrellas,
querer a los amigos.

Fumarse la tristeza
en una pipa de corcho.
Ser la sombra que flota,
un alma sigilosa que se esconde del sol.

Enhebrar una aguja
con un beso,
ser la niña que lee
mientras se toca el pelo.

Yo iré al infierno,
guardaré tu secreto
del hombre agazapado
que busca libertad
y sueña que el futuro
no distingue colores.

Yo iré al infierno
contigo Huckleberry,
y el fondo de tu brazo
será mi salvación.

1Iré al infierno. Palabras de Huckleberry en el capítulo 31 de Las aventuras de Huckleberry Finn y que suponen el clímax moral de la novela. La poeta hace suya la anécdota y se solidariza con su decisión.


PS: Ya está colocada la selección de textos en su lugar correspondiente.

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho el poema.
    Gracias
    Charo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Pues si queréis leer algunos más, en el apartado apartado "tertulias" tenéis colocada una pequeña selección. Y si eso os sabe a poco, Visor mantiene aún todos los títulos en catálogo.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.