viernes, 10 de octubre de 2014

MALOS MODOS PARA UNA CAUSA JUSTA

Tengo la suerte de ser una persona que puede disponer de algún dinero para colaborar económicamente con más de una organización no gubernamental. No soy uno de esos socios muy activos, pues la vida laboral me impide dedicar al voluntariado más tiempo del que me gustaría. Supongo que cuando me jubile podré hacerlo.

Siendo esto así, no puedo evitar una corriente de simpatía hacia quienes se encuentran en la calle intentando que el número de asociados a tal o cual organización solidaria aumente y, con este incremento, se eleve la capacidad para poner en marcha más proyectos de ayuda.

Lo que ya no me resulta tan simpático es enterarme de que esas voluntariosas personas no son tan voluntariosas, sino que son contratadas por días y por horas para hacer una labor que nada tiene que ver con los objetivos de la organización para las que supuestamente trabajan. Supuestamente, digo, porque, por lo general, son subcontratas

Y lo que me desagrada profundamente es que una de ellas me aborde en la calle y ante el anuncio de que ya soy socio me conteste que eso es lo que le dicen todos. Desconozco si eso es lo que "le dicen todos". Sé que no todos, sólo muy pocos, "vendedores" reaccionan así. Pero muy mala imagen es para la causa que el interés por conseguir un socio esté por encima de los objetivos de la misma. Mala imagen y mala educación.

En todo caso, las ONG que han optado por buscar financiación echando "comerciales" a la calle —no son todas—, deberían plantearse si es legítimo buscarla por medios más propios de una empresa capitalista que de un colectivo con fines altruistas. Que estemos necesitados de fondos no justifica tamaña incoherencia.

Con respecto al joven que me abordó, y aunque en un principio había pensado callarme, diez metros más adelante me di la vuelta, me dirigí hacia él y le dije: Yo puedo demostrar que soy socio de esta organización, dudo mucho que tú puedas demostrar que eres un activista de la misma. No hubo respuesta.

2 comentarios:

  1. A mi me paso algo parecido. Me "abordaron " (esa es la palabra más adecuada) y después de decirles que no quería colaborar económicamente pero que sí quería hacerlo dándoles mi tiempo libre, me dijeron que "verdes las han segado ".
    Cobran por nuevo socio, cobran por dinero, y el resto, incluyendo naturalmente a la ONG que representan les trae sin cuidado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena lo que está ocurriendo y, además, una mala imagen para las ONG que no hacen eso.
      Sí sé que Amnistía Internacional y Greenpace se mueven EXCLUSIVAMENTE CON SUS SOCIOS ACTIVISTAS.

      Un abrazo, Diego

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.