viernes, 11 de julio de 2014

PABLO NERUDA CUMPLE 110 AÑOS


Saúl Yurkievich inicia su trabajo introductorio en estas Obras Completas de esta manera: Pablo Neruda (1904-1973) fue merecidamente el poeta más famoso de su tiempo. Harold Bloom escribió en su polémico El canon occidental: Ningún poeta del hemisferio occidental admite comparación con él. Frases grandilocuentes aparte, no seré yo quien contradiga a uno de los mayores conocedores de la obra de Neruda, ni al crítico literario más famoso, porque desde que descubrí al chileno cuando andaba por los 16, no he dejado de leerlo, regalarlo, promocionarlo y emocionarme con él. 

Comencé leyendo las sencillísimas y tiernas Odas elementales, aptas para todos los públicos y especialmente apreciadas por poetas adolescentes que llevan el corazón entre los dedos y necesitan decir humildemente cuál es su mundo y qué es lo que quieren. Después vinieron los románticos, desesperados y melancólicos Veinte poemas de amor... con los que han aprendido a susurrar palabras enamoradas, como mínimo, un par de generaciones en todo el mundo. Más adelante, Amado Alonso me enseñó a disfrutar las Residencias. A partir de ahí, me bañé en los oceánicos versos del chileno con delectación y con lujuria —inabarcable el majestuoso Canto general— porque de las lecturas de sus poemas siempre se sale enamorado de la vida.

Y mañana cumple esos 110 espléndidos años de los que todos los que gustamos de la poesía tenemos que felicitarnos —incluso los que no gusten de su obra, que los hay—, porque Neruda ha sido un regalo para este género, ,ya que nadie como él ha logrado acercar tanta gente a las más pequeñita y humilde de las artes. ¿Quién si no ha logrado vender más de 10 millones de ejemplares con un título? Y esto es, incuestionablemente, un regalo para la poesía.

Desde aquí mi más cálido abrazo poético para los responsables de la página Fundación Pablo Neruda que han organizado para mañana, sábado, un recorrido Neruda por Santiago, una hermosa manera de celebrar el aniversario de un poeta que sigue estando vivo entre nosotros. Los que no podemos pasearnos por Santiago nos conformaremos con hacer el recorrido virtualmente y seguir leyendo su poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.