sábado, 19 de julio de 2014

LA ESCUELA DE ATENAS, de RAFAEL

Imagen tomada de Wikipedia
La Escuela de Atenas es la obra pictórica que más me gusta del Renacimiento, después de los frescos que Miguel Ángel hizo para la Capilla Sixtina. De este trabajo de Rafael me atraen muchas cosas, pero, sobre todo, esa reivindicación del conocimiento que el artista hace a través de lo que pinta. Porque no se trata solamente de recoger en un marco grandioso los sabios de la antigüedad que todavía hoy seguimos admirando; con esta representación Rafael nos está indicando que también la pintura es capaz de expresar pensamiento, contenido que no se queda únicamente en el goce estético. 

El marco, el color, la distribución, todos los elementos que conforman La Escuela de Atenas nos están mandando el mismo mensaje: la serena exposición de las ideas, el contraste de las mismas y la continua investigación hacen posible el progreso humano. Y en este trabajo es necesaria la aportación de todas las mentes para poder llegar a buen puerto.

Otro quehacer que me atraía muchísimo de este trabajo cuando estudiaba el bachillerato era averiguar quiénes eran los personajes que aquí aparecían. En la época en que empezaba a estudiar algo de arte y no había internet, no era una tarea tan sencilla. Había que ir de libro en libro por la biblioteca y luego tener el sumo cuidado de apuntarlos bien. Hoy esta tarea está al alcance de un cómodo clic. Pero en aquella época ese trabajo tenía algo de búsqueda del tesoro.

Si alguna vez vais a ver las Estancias de Rafael, no os dejéis avasallar por el maremágnum turista y dejad que la luz de La Escuela os invada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.