miércoles, 30 de julio de 2014

100 ESCRITORES DEL SIGLO XX

6 años lleva ya rodando por las bibliotecas y las librerías este recopilador de microensayos, y para haber nacido en la era de la Wikipedia no lo hace nada mal, pues se sigue vendiendo (poco) y se sigue consultando (mucho, según los registros de la biblioteca). Y es que el ejemplar está bien hecho.

De entrada, no engaña, el título describe perfectamente lo que vamos a encontrar: 100 presentaciones solventes sobre otros tantos escritores que han sido muy relevantes en el siglo pasado y en el ámbito internacional. Existe otro tomo igual para otras 100 figuras que publican en castellano (ámbito hispánico).

No pretende fijar ningún canon, ni establecer una lista normativa. Domingo Ródenas, el coordinador del proyecto, ya nos recuerda en la presentación del mismo que la lista de los que se han quedado fuera es tan larga como la de los que aquí aparecen. Cuestión de espacio y edición.

Tiene una introducción sobre lo que ha sido y ha supuesto la literatura del siglo XX francamente buena. Para alguien que necesite situarse rápidamente (estoy pensando en un estudiante o en una persona sin formación sobre el tema), las 24 páginas escritas por Ródenas son ciertamente útiles y ejemplares.

Todos los artículos han sido redactados por especialistas en la obra de quien se ocupan. Son directos, recogen lo esencial y, en mi opinión, despiertan el interés por introducirse en la lectura de la obra del autor, que es la virtud más alta a la que puede aspirar un texto como éste, más allá de la presentación escolar.

Por último, todos los artículos terminan con una brevísima, pero excelente bibliografía sobre la persona expuesta, de tal forma que quien se haya quedado con ganas de saber más sobre la obra y milagros de aquélla pueda acudir a otras fuentes más caudalosas.

Una buena obra de consulta a precio de saldo: casi 700 páginas por algo menos de 10€.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.