viernes, 2 de mayo de 2014

MARIO BUNGE

Leo esta misma tarde la entrevista que Antonio Calvo Roy le ha hecho en El País y me apresuro a entresacar algunas de las respuestas. Lo evidente, en ocasiones, es necesario repetirlo una y otra vez, porque tiende a olvidarse con demasiada facilidad.

Con respecto a la crisis: Los golpes no enseñan nada, no creo que aprendamos de esta crisis, sobre todo sí los gobiernos siguen pidiendo consejo a los economistas que contribuyeron a crearla.

Biología: Los biólogos auténticos no so deterministas genéticos (...) Es inútil nacer con una gran carga genética si se nace en un desierto cultural o político que haga imposible la búsqueda de ideas nuevas.

Educación: La educación, tal y como está, en vez de hacer que la gente piense en forma científica hace que se vuelva más supersticiosa. Es muy común encontrar especialistas científicos que se hacen tratar por psicoanalistas o por homeópatas (...) Se enseñan ideas, pero no se enseña a discutirlas. La finalidad de la educación es educar, no evaluar.

Rechazo de la ciencia: Hay dos clases de rebeldes, los que saben algo y los que no saben nada y se rebelan contra todo y creen que todos los organismos del Estado, incluso las escuelas, son parte de una conspiración para dominar a la gente.

Sobre la historia: La historia es mucho más científica que la cosmología. El buen historiador busca y da evidencia de la prueba (...) La historia es la más científica de las ciencias sociales.

La entrevista es mucho más completa y más jugosa que lo que yo he entresacado aquí de manera apresurada. Recomiendo su lectura reposada y completa.

Y puestos a recomendar, más que interesante me parece la lectura de su libro Tecnología, ciencia y filosofía o el un poco más denso La ciencia, su método y su filosofía.

Feliz lectura, feliz día y feliz reflexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.