viernes, 3 de enero de 2014

CUANTO MÁS BUENO ES UN HOMBRE...

Estaba a punto de comentar un par de novelas que tengo leídas en estas vacaciones, pero me he enterado casualmente de que hoy es el aniversario del nacimiento de Cicerón y he pensado que más valía hablar bien de alguien que hablar sin más de otro alguien que no me ha dicho nada. Creo, sencillamente, que me olvidaré de ese par de títulos.

El amigo Cicerón tiene en común con O. Wilde que ha producido una enorme cantidad de citas. Si queréis comprobarlo, sólo tenéis que acudir a un diccionario de frases célebres o similar. No me atrevo a deciros que os deis una vuelta por Internet, porque este espacio está más contaminado de falsas atribuciones y resulta más trabajoso averiguar la verdadera autoría. Para hilar fino en este campo hay que acudir a la edición en papel.

Pero si comparten la abundancia, no coinciden en la intención, ya que si el genial inglés es más ingenioso que el latino, también es mucho más distante, menos comprometido e inmensamente más dandy y snob, mientras que el segundo huye del escepticismo y tiene a gala la participación en la vida ciudadana. Cuestión de creencias y de principios.

Una de esas frases que me gustan mucho del clásico romano y que pueden servir para felicitar y regalar a quien haya nacido un tres de enero es ésta: Cuanto más bueno es un hombre, tanto más difícilmente sospecha de la maldad de los demás. De la epístola a su hermano Quinto. 

Feliz 3 de enero y que seáis buenos y felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.