lunes, 4 de noviembre de 2013

LUIS FELIPE COMENDADOR, 1

No es fácil hacerse con la obra de Luis Felipe Comendador, sus libros son difíciles de encontrar, salvo El amante discreto de Lauren Bacall, que Visor mantiene en su colección. Y en cuanto a las bibliotecas de por aquí la situación no mejora mucho, en el Koldo Mitxelena disponen de cuatro títulos (Sesión continua, Paraísos del suicida,  El amante discreto de Lauren Bacall y Sentado en un bar), mientras que en la red de bibliotecas públicas de Euskadi sólo podemos encontrar Sentado en un bar, en la biblioteca de LezoPor otra parte, intentar conseguir su poesía reunida, Vuelta a la nada, es tarea imposible puesto que está agotada la edición.

Afortunadamente el autor mantiene un blog muy activo, Diario de un savonarola, y tiene su propia página web, en la que aloja gran cantidad de contenidos. Además —y este espacio resulta más interesante para conocer su obra—, dispone de un blog en el que publica su trabajo más creativo, aunque parece que lo tiene parado desde 2010. Todos estos espacios pueden ser de gran ayuda para hacernos una idea de qué piensa y cómo escribe nuestro poeta.

También podemos rastrear su presencia y sus opiniones a través de unas cuantas entrevistas que se mantienen en la red, como la que le hizo Hugo Izarra en Neville, la de Reynaldo Lugo para Béjar.biz, o la que apareció en este mismo espacio el 6 de julio.

Sea como fuere e independientemente de lo poco o mucho conocido que sea por estas tierras el bejarano, y de lo asequible que sean sus libros, ya os he dejado una buena ración de pistas para que os vayáis acercando a él con ciertas garantías.

Para terminar, como siempre, un poema del autor al que se refiere la entrada, en este caso del poemario Quizás me deje de tu bello rostro (1998-2002).


                                                A Guillermo, a Felipe a Mª Ángeles

No estaréis solos,
                            hijos,
porque tenéis el verbo,
la voz y la mirada;
porque tenéis la fiebre
                             necesaria,
porque tenéis la duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.