jueves, 22 de agosto de 2013

FALSA PIMIENTA

 Aquí están los otros dos libros a los que aludí el martes: Falsa pimientael más reciente de los dos, ha sido publicado este año. Tres deseos, publicado en 2006, es una recopilación de la poesía escrita hasta ese año, lo que puede ser una buena opción para acercarse por primera vez a la poesía de la autora. Incluye, por tanto, los títulos Cárcel de amor (1988), Cuéntamelo otra vez (1999), Estoy ausente (2004), Pecados (2005) y una docena de poemas inéditos.

En Falsa pimienta aparecen los poemas que había recogido en Roto Madrid, más otros tantos nuevos. Amalia Bautista se mantiene fiel a su estilo y a su tono: verso intimista, ritmo sosegado, anclaje en lo cotidiano, técnica impecable, arquitectura limpia del verso y humor, buenas dosis de humor e ironía, sin renunciar de vez en cuando a la sorpresa final —estupendo en este sentido el poema Compañeros de viaje. En cualquier caso, creo que es el título donde el tema amoroso aparece con mayor asiduidad, pero tampoco me he puesto a contar los poemas.

Sobre lo de la técnica, que es como más frío y en lo que no suele gustarnos reparar, recojo sólo un ejemplo. Fijaos en el magnífico encabalgamiento que hace que toda la carga del poema se concentre en el último verso:

OTRA PUERTA GIRATORIA

Resulta que la vida no era sólo empujar,
ni un juego de engañosos espejismos.
No había que perderse dando vueltas
en una puerta giratoria,
ni desconfiar de todos los reflejos,
ni creer cualquier cosa sólo porque
la imagen parecía verdadera.
Había que encontrar el punto justo
donde azar y destino son lo mismo,
el exacto momento en que la puerta
giratoria te ofrece una salida.


Son estos detalles, que además no se notan, los que marcan la diferencia entre la buena poesía y la gran poesía.

Feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.