sábado, 27 de abril de 2013

SEARCHING FOR SUGAR MAN

Hacía mucho, muchísimo tiempo que no me ocupaba del cine, pero hoy vuelvo a hablar de una película porque he visto una de esas historias que tienen la fuerza y la emoción suficiente como para pegarnos a la butaca desde el comienzo. Y, además, no se trata de un guión inventado por algún gran guionista. No, es una historia de verdad. Es la historia de una persona de carne y hueso. Que está viva.

Toda la historia tiene ese halo que sólo lo maravilloso y extraordinario tiene. Tiene la fuerza de lo verdadero. Y tiene, en fin, el encanto y el atractivo de lo humilde, de lo que se dice desde sí mismo, de lo que se comunica desde el propio mensaje.

Si no la habéis visto aún, id a verla antes de que la quiten de las pocas salas en que todavía se mantiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.