sábado, 2 de marzo de 2013

EL TEMPLO DE LA CIENCIA

Firman el texto de este agradable libro de divulgación Chudnovsky, Tejada y Punset. Los tres son probados escritores de divulgación científica con una amplia lista de títulos en su historial, y los dos primeros, además, científicos en activo y amigos desde hace muchos años.

El libro se articula en torno a la metáfora que le da título y de esta manera nos van descubriendo cada una de las salas de ese templo, que no son otra que cosa que cada una de las disciplinas científicas. A lo largo del recorrido nos van descubriendo cómo están conectadas y el larguísimo trabajo que resta para poder disfrutar de todos los tesoros que encierra cada una de ellas, y que quizá algún día acabemos por descubrir.

En este templo la zona más oscura, menos conocida, es la que alberga los secretos del funcionamiento del cerebro humano y, por ende, el conocimiento del propio ser humano. Sacar a la luz todo cuanto podemos imaginar que hay en esta sala supondrá saber con mayor precisión quiénes somos y por qué actuamos como lo hacemos.

Siendo todo el recorrido un itinerario interesante —a veces cansa un poco la reiteración en la metáfora del templo—, los capítulos que más me han gustado han sido los dos últimos: ¿Cuánto tardaremos en descubrir el diseño y el porqué del Templo de la Ciencia? y Conclusiones. Tal vez porque en ellos arriesgan más o porque tienen que abandonar el camino más común de dar a conocer lo que hasta ahora se ha hecho.

Agradable y muy certera también me parece la bibliografía final. Pocos libros, pero muy bien escogidos, pensando —como debe ser en este tipo de textos— en el lector no especializado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.