viernes, 3 de agosto de 2012

RELATIVIDAD

Llegaban cansados de la excursión.
Habían recorrido lugares nuevos y fascinantes,
soñado con otros mundos,
tenían saciada la curiosidad
y las piernas no les daban para más.
Al poco de acomodarse en los asientos,
él reclinó su cabeza sobre el regazo de ella
y mientras ésta le acariciaba los cabellos,
él se quedó dormido.

La ternura de aquella pareja de ancianos
iluminó el viaje de regreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.