sábado, 3 de marzo de 2012

¿POR QUÉ VEMOS LO QUE VEMOS DE LA LUNA?

Para los amigos que preguntan.  
Para las personas que celebran la Semana Santa.

Todo lo que se mueve cambia de lugar, y la verdad es que en el Universo todo se está moviendo sin cesar: la Tierra, la Luna, el Sol, las galaxias... Lo que quiere decir que nuestro punto de vista cambia continuamente y lo hace de manera más rápida cuanto más cerca esté de nosotros aquello que observamos.

Del único satélite que tiene la Tierra siempre vemos la misma cara porque realiza un giro sobre su propio eje en el mismo tiempo que tarda en dar un vuelta alrededor de la Tierra. Lo podéis comprobar fácilmente poniendo atención sobre el punto rojo (Mare Crisium). Cuando la Luna ha completado una vuelta alrededor de la Tierra, el punto rojo ha atravesado todas las posiciones del giro sobre su propio eje, es decir, ha dado también un vuelta completa sobre sí misma (360º).

(Imagen tomada del libro Descubrir la Luna. Larousse, 2004)

Me valgo de este mismo dibujo para intentar explicar por qué vemos más o menos superficie lunar según el día del mes, esto es, por qué tiene fases la Luna. 

Como la Luna da vueltas alrededor de la Tierra, según en qué momento nos hallemos de ese giro, vamos a ver una parte mayor o menor de su superficie desde aquí. En el dibujo tenemos el Sol situado a la izquierda de la imagen; por consiguiente, cuando la Luna se encuentra a la izquierda de la Tierra (fase de luna nueva), no vemos nada, porque el lado que mira hacia nosotros no recibe luz, está en sombra, permanece en la oscuridad. A medida que la Luna se va desplazando alrededor de nuestro planeta, vamos viendo una sección cada vez mayor de su superficie, hasta que llega al lado contrario (derecha en el dibujo) y podemos apreciar toda la superficie completa de la cara que está situada de frente a nosotros, ya que recibe de lleno la luz solar.

Otra cosa distinta es por qué vemos de forma circular o abombada la línea que separa la superficie sombreada de la iluminada. No se trata de que la Tierra se interponga entre el Sol y la Luna (eso sólo lo hace en los eclipses de Luna) y produzca esa  zona de umbría; se debe, simplemente, a que es un cuerpo esférico y, por tanto, la zona que se vea siempre va a presentar una curvatura, excepto en la situaciones de cuarto creciente y cuarto menguante, en que vemos exactamente la mitad de esa aparente circunferencia. Si no os queda suficientemente claro con el dibujo, haced la prueba con cualquier pelota (Luna) y un foco de luz (Sol).

El porqué de la dedicación a los que celebran la Semana Santa se debe a que este acontecimiento religioso depende absolutamente en su ubicación temporal de la Luna y sus movimientos como traté de explicar aquí hace un año aproximadamente.

Feliz observación.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.