miércoles, 8 de febrero de 2012

PÁNICO AL AMANECER


Aunque la novela es del 61, no se ha publicado en castellano hasta el año pasado, si bien —como se indica al final de la novela— sí había una adaptación cinematográfica realizada en 1971, que si no encontráis en alguna biblioteca, podéis ver desde Youtube por capítulos.

La novela se lee bien, tiene una escritura ágil y eficaz, un estilo efectivo y directo, adornado con muy pocas descripciones. Los personajes secundarios están muy bien diseñados, son creíbles y potencian el carácter del protagonista.

La historia que se cuenta tiene peso específico y, como está bien narrada, hace que nos sumerjamos en ella a medida que avanza el relato de la caída en el infierno del protagonista. En realidad, es una historia simple que se desarrolla a partir de una decisión equivocada. Esta decisión lleva a otras cada vez peores en las que queda atrapado el joven maestro que protagoniza la novela.

Estamos ante un relato que se mueve entre la crónica de suspense, el realismo costumbrista, el análisis psicológico, la reflexión sobre la libertad y el azar, y la fe en la capacidad humana para salir de una situación difícil..., aunque sea por casualidad.

De cuantas frases publicitarias utiliza la editorial para atraer al lector, comparto totalmente la del escritor J.M. Coetzee: "Un inquietante clásico de la literatura australina". Ciertamente inquietante, pero si agradecéis  los finales felices, esta novela lo tiene.


2 comentarios:

  1. la buscaré en la biblioteca.
    Tiene pinta de ser un buen libro para la playa...

    besos.
    diego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te lo paso yo, Diego. Al fin y al cabo, es una novela y éstas no ando consultándolas una vez que las he leído.
      Un abrazo.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.