lunes, 13 de febrero de 2012

LUIS

Te conocí envuelto entre palabras
limpias y hermosas.
Palabras que hablaban de otras palabras.


El verbo dando vida a sentimientos,
ofreciendo luz
a la luz, 
organizando el sentido
entre epítetos, perífrasis y metáforas.


Más allá de las palabras
y de su belleza
—más acá de la literatura—,
yo, que me reconozco casi nada sin ellas,
agradezco en ti
la proximidad serena
de tu gesto claro
y de tu bondad congénita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.