lunes, 28 de noviembre de 2011

PABLO GARCÍA BAENA

La editorial Visor editó en 1982 la poesía completa de García Baena. Dos ediciones posteriores (1998 y 2008) han servido para ampliar aquella primera edición y disponer en este momento de toda su poesía en un solo volumen, excelentemente prologado, por cierto, por Luis Antonio de Villena.

Y ahora os dejo uno de esos poemas típicos de la marca García Baena: sensual, cálido, barroco, decadente y lleno de nostalgia por el amor aún no vivido. Soberbio en su estilo.


GALÁN

Aquí está ya el amor.
La luna crece en el espacio virgen.
Desnudo, el desvelado hacia la aurora siente
resbalar por su cuerpo un agua de sonrisas.
Los álamos palpitan de finos corazones
y lento va el cortejo de los enamorados suspirante en la noche,                                                     
deshojando el jazmín de las vihuelas.
Una mano enjoyada de anillos y serpientes
hunde sus uñas sabias de placer en los durmientes núbiles
y fría en su belleza la alta madrugada respira en las glicinas.

Él piensa:

Ah, caminar a solas bebiendo tu embeleso
por el vientre sombrío de la playa
donde el mar, a nuestros pies descalzos,
rompe en astros su voz amarga y su desdén.
Un rumor de guitarras perezosas
en los puertos azules donde la palma florecida mece,
ebria, su danza lánguida
nos dirá que el amor es tan sólo un sorbo de verano.
Viviremos bajo un dolmen de yedras y de lluvias
en las suaves colinas enrojecidas de frutos
y la dicha fugaz apartará sumisa para vernos
los pámpanos silvestres dorados por el ala de  los abejarucos.
Ah, morir, quiero morir con tu nombre en mis labios.

La noche unge con sus sacros óleos los ojos del amante.
Juglares y doncellas
que ofrecían manzanas de amor entre columnas
duermen bajo una brisa de besos que deshace sus cabellos floridos
y sólo el ruiseñor, el príncipe nocturno,
asciende por las altas graderías de la luna
y en su pluma suave
una rosa de láudano crece esparciendo olvido.

El piensa entre los sueños:

        Quiero morir cantando junto al mar.


El poema pertenece al libro Antiguo muchacho, 1950.


Y no dejéis de ver la entrevista que aparece en el vídeo de la columna de la derecha.

2 comentarios:

  1. Hola!he visto la entrevista, la pasarón hace unas semanas por la 2 de tve.pero no la ví completa,me ha gustado mucho.García Baena me ha encantado,como poéta y como persona.


    Manoli

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Manoli!
    Me alegro de que te guste García Baena.
    No sé si te has dado cuenta, pero por si acaso no la has visto, te recuerdo que la colección ya está puesta en el espacio correspondiente a las tertulias de este año.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.