lunes, 12 de septiembre de 2011

SUAVEMENTE

Así,
suavemente,
como un parpadeo, 
un guiño imperceptible.
Que quede entre nosotros.
Sin levantar la voz,
quedamente,
-el mar al fondo o quizás una aguamarina-
en un juego de palabras que se dicen
a sí mismas
                  sin decirse.
                                   
                                   Suavemente,
como si en una tarde de silencio y compañía
nos amáramos
al otro lado de la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.