viernes, 17 de junio de 2011

CRISTÓBAL DE CASTILLEJO

¿Quién se acuerda ya de Cristóbal de Castillejo?

Pues sí, Cristobal de Castillejo existió, tal y como prueba su obra publicada por la Fundación José Antonio de Castro y las antologías de poesía española del Renacimiento.

No llegó a alcanzar el éxito de sus contemporáneos Boscán o Garcilaso, con los que no compartía la tendencia a utilizar las formas que venían de Italia. Sin duda, en eso, se equivocó. Aunque sí trabajó los temas y las ideas nuevas propias de la época.

A mí me gusta especialmente esa especie de traducción del poema de Catulo Da mi basia mille, deinde centum que le quedó así:

Dame, amor, besos, sin cuento,
asida a mis cabellos,
y mil y ciento tras ellos,
y tras ellos mil y ciento,
y después
de muchos millares, tres;
y porque nadie lo sienta,
desbaratemos la cuenta
y contemos al revés.


Podéis leer más poemas suyos pinchando aquí.

1 comentario:

  1. Me encanta el poema de Catulo, me lo he impreso y todo.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.