martes, 12 de abril de 2011

LOS MISTERIOS DEL SEÑOR BURDICK

Este es uno de los libros más atractivos que me he encontrado la última temporada, aunque fue editado por FCE en 1996. Tan sólo tiene 14 imágenes y otros tanto títulos, más una frase cargada de misterio y sugerencias que acompaña a cada uno de los dibujos. No se trata, pues, de un libro para leer, sino de un libro para imaginar, para crear, para inventar, para sumergirnos en él (mejor si lo hacemos en compañía). Atractivo para todas las edades.

En realidad el libro sí tiene una pequeña historia, historia apócrifa, pero bellísima historia, que es la que crea el ambiente necesario para que deseemos involucrarnos en ella. En esta breve historia Chris van Allsburg nos habla de un escritor y dibujante (Harris Burdick) que deja un día una muestra de su trabajo en una editorial y del que, posteriormente, nada se sabe. El material que aparece en este libro-album es lo que el señor Burdick dejó en aquella editorial.

Los dibujos, muy realistas, próximos a la técnica fotográfica, y en tonalidades grises, son profundamente sugestivos; pero, por encima de todo, establecen un diálogo cargado de intencionalidad con la frase y el título que las acompaña, con lo que se pone en marcha inmediatamente la imaginación del lector-espectador. Son endiabladamente válidas para montar un taller de escritura, por ejemplo. De hecho, escritores profesionales como Stephen King o J. A. Castillo han creado sendos relatos a partir de una de esas imágenes, la que lleva por título El despegue de la casa de la calle Maple. También lo ha hecho una niña de nombre Sara. Tú puedes ser la siguiente persona, y, si me lo mandas, estaré encantado de leerlo.

Un libro para disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.