martes, 12 de enero de 2010

CONTRA EL RITUAL DE LA MUERTE

PARÁBOLA DE LA LOMBRIZ

Cuando aparecieron las grandes religiones,
anegaron la vida con sus ritos
y sus ceremonias,
no dejaron espacio alguno
en el que poder vivir con libertad.
Se ocuparon de todos los detalles,
sin necesidad de centinelas vigilaban;
en soledad, nadie estaba solo.
Dentro de cada uno
pusieron un gusano repelente
que guiaba nuestros pasos.
Cuando alguien se desviaba del camino,
esa repugnante lombriz lo atormentaba
día y noche,
noche y día,
sin interrupción posible.
Para sutilizar el castigo inventaron
el más sofisticado artificio:
si alguien pensaba escapar del sufrimiento
poniendo fin al mismo acabando con su vida,
el terco anélido le haría saber
que el tormento sería aún mayor
a partir, precisamente, de ese instante.


A la lombriz le dieron el nombre de remordimiento.

Del libro Contra el ritual de la muerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.