domingo, 4 de octubre de 2009

JOHN LOCKE

El 28 de octubre de hace 305 años moría John Locke (1632-1704) en Oates. Vaya para él este recuerdo.

Locke es uno de esos pensadores a los que debemos muchas cosas que hoy nos parecen normales, pero que en el siglo XVII ni tan siquiera se enunciaban. De sus obras quiero destacar estas tres: Carta sobre la tolerancia, Ensayo sobre el entenedimiento humano y Dos tratatados sobre el gobierno civil. De esta última es de la que quiero hacer publicidad. De los dos tratados, el segundo de ellos nos ofrece lo que podríamos enunciar como la teoría política de Locke, y en él defiende, ahí es nada:
  • La libertad e igualdad de los seres humanos.
  • La necesidad de la formulación y respeto de los derechos humanos.
  • La separación de los poderes legislativo y ejecutivo (el judicial llegará con Montesquieu).
  • La legitimación de la revolución cuando el gobierno hace un uso del poder que va contra la ciudadanía.
  • La separación entre Iglesia y Estado.
Y alguna que otra más que no señalo, para que podáis descubrirlas leyendo directamente a este clásico del pensamiento. De hecho, él es el primer formulador de la teoría del contrato o pacto social (desarrollado posteriormente por Rousseau), inspirador de las distintas declaraciones de derechos del hombre (en aquella época todavía en masculino), así como generador de lo que luego dio en llamarse pensamiento ilustrado. Todo un lujo. Y, además, escribía clarito.
La última edición del Segundo tratado sobre el gobierno civil, que es el más interesante de los dos y el que generalmente se publica, es del 2006 y está en la editorial Tecnos, por si no queréis leerlo en la pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.