miércoles, 15 de julio de 2009

UN POEMA DE RILKE

Apaga mis ojos, y podré verte,
cierra mis oídos, y podré oírte,
y sin pies podré llegar hasta ti,
y aun sin boca podré conjurarte.
córtame los brazos, te abrazaré
con el corazón como con las manos,
párame el corazón, latirá el cerebro,
y si en mi cerebro arrojaras fuego,

aún te llevaría sobre mi sangre.

(Traducción de Jaime Ferreiro Alemparte)

Según parece, la inspiradora de este poema fue Lou Andreas-Salomé.

Resulta tan bella como curiosa la concepción hipérbolica del amor romántico, pero más curiosa resulta la transformación que sufre la utilización de la misma imagen en el famoso poema de Aresti, Egia bat esateagatik (euskera), Si por decir una verdad (castellano).

Feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.