jueves, 5 de febrero de 2009

UN POEMA DE JULIA ENCISO

EXPRESIÓN PRIMERA DEL AMOR


Leyendo a Vicente Aleixandre


Sobre el hombro herido del mundo,
apoyo mi mano.
Recorro el contorno lacerado
de la sombra.
Me embriago de luz
en el arco-iris del tiempo.

Miro mis manos,
los latidos de su piel:
su porosa piel surcada
de palpitantes recuerdos,
erizada por la llama incandescente
de la memoria.

Saboreo mis manos
en el aroma común del encuentro:
saben a tiempo palpado y vivido
en el escalofrío del contacto.

La extensión del universo
cabe en una “mano entregada”;
en unas manos entregadas
como primera expresión del amor:
lo primero que entregan dos seres
sonámbulos ávidos de dicha.

Eslabones de una cadena de abrazos
son las manos.
Se entregan las manos
al compás azul del abrazo,
en el recinto cerrado del tacto;
el tacto,
que es amor y deseo fundidos,
anegados en el vasto mar

de la caricia.

Me hace especial ilusión haber colocado este poema en el blog porque Julia Enciso fue mi profesora de Literatura.

De alguna forma, el que este poema aparezca en esta página significa para mí la conexión entre dos momentos alejados de la vida, entre dos generaciones y, además, un reconocimiento de gratitud del alumno a la maestra.

Gracias, Julia.

Si queréis leer el poema de Aleixandre al que hace referencia el poema, podéis pinchar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.