lunes, 29 de diciembre de 2008

RESIDENCIA DE ANCIANOS

24 de diciembre, nueve menos cuarto de la noche.

Una voz quejumbrosa pide ayuda:
-Señorita, por favor, venga;
señorita, por favor, me meo.

Se repite el lamento
con el ritmo de una letanía
antigua
y derrotada.

Al cabo de unos minutos
llega la respuesta
desde el pasillo:
-Pues si tienes pañales,
que los tienes,
te meas en ellos; ahora
estoy ocupada.

La nochebuena está a punto
de convocar a los comensales
a la cena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.