lunes, 29 de diciembre de 2008

EN LA MUERTE DE MI MADRE

Por fin llegó el descanso,
por fin la muerte te liberó del sufrimiento
y un 28 de diciembre
-qué mejor día,
tan inocente tú desde el principio-
dejamos tu cuerpo agotado
reposar para siempre en la tierra,
tierra tú misma, y horizonte.

Eras silencio
y al silencio vuelves.

No tuviste más ambición
que estar al lado de tus hijos
y, en el último momento,
tus hijas estaban a tu lado.

Descansa en paz
y que todo aquello que añoraste en vida
sea, por fin, tu compañía:
sigilo,
reserva,
quietud y calma,
quedo rumor
de tiempo que no pasa.

4 comentarios:

  1. Hori bai "lur ulu zolia"

    malko bat
    Iñaki

    ResponderEliminar
  2. Eskerrak lagunak ditugun!
    Baina malkorik gabe, beti isilean izatea gustatzen zitzaion eta orain isiltasun nagusian dago; nolabait, lortu du.
    Muxu bat.
    Jesus

    ResponderEliminar
  3. Benetan sentitzen dut zure amaren heriotza.
    Elatzetako lagun eta lankide batengandik besarkada handi bat jaso ezazu.

    Alfonso

    ResponderEliminar
  4. Mila esker, Alfonso. Zuretzat ere besarkada handi bat.
    Jesús

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.