sábado, 7 de junio de 2008

POEMA DE VERANO


El beso. Rodin


SIENTO EL AGUA A LA ALTURA DE LA VIDA


Siento el agua a la altura exacta de la vida
y en un ir y venir
de sombra en sombra
sumerjo el corazón en la pereza;
el pensamiento, en algún clásico
que me haga más ligeras
las desganadas horas de la siesta
y, cuando el calor es más intenso,
dejo que la piel respire bajo el agua
en hedonista actitud de no hacer nada.

Y así, entre el letargo y la modorra,
voy pasando los días
en espera del alivio de las noches,
porque las noches son otra cosa,
que si en invierno tengo una clara inclinación a la ternura,
en las noches de verano
todo es expansión, recreo, solaz,
juego sin fin.

Me gustan, no lo niego,
el verano, las vacaciones
y ese vivir irresponsable en te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.